martes, 1 de marzo de 2016

Alucinaciones (XII)


“Ven a mí con tu cantar de loco, con tu mirar de legiones rotas, glorioso enfermo, guerrero sombrío encarcelado en los ojos del águila. Ven a mí con tus manos desnudas y dime quién te traicionó; por qué duele tu costado malva, a quién debías el honor de un muerto. Ven a mí en tu corazón de harapos y déjame herirte: ungir mis ojos como cántaros para sembrar en tu pecho otro crepúsculo. Ven a mí en tu ruina, en mi pasillo, en mi perfil coronado de pecho; y en el vientre arrodillado de un lago oscuro ven, arrodíllate de tu animal, humíllate al abismo para que entiendas al fin mi sombra y pueda libertar la luz”



No hay comentarios: